Foto de familia.

Foto de familia.
Ascensión a La Aguja Letour. Alpes franceses.

jueves, 17 de mayo de 2018

(20180516) Circular Arluzea-Barranco del Molino-Kapildui-Corral de Ramón-Arluzea.

Para descarga y detalles del "track" haga clic en el icono de inicio.
Powered by Wikiloc



Arluzea.


Comenzamos por cómoda pista y nos dirigimos hacia la entrada del Barranco del Molino. 
Atravesamos esta puerta, dejamos la pista y seguimos por la derecha al lado del arroyo.
El antiguo molino.      El perro rebautizado Celedón ya comienza a dar vueltas a nuestro alrededor.
Zona de retención de agua y tobera de accionamiento del molino.
El sendero está bastante cerrado.


Según subimos y hacia la izquierda,  llegamos a este sendero.

Una pequeña cueva o por lo menos abrigo ante las inclemencias del tiempo.
Seguimos paralelos al arroyo.
Uno de los cruces del arroyo.

Otro y así,  hasta ocho.





Seguimos por la ladera.

Otra vez se cierra un poco.

Otro salto.

Entramos en territorio prohibido.

Cuestión de la primavera.
De vez en cuando nos encontramos con zonas con mucho arbusto.
Otro salto.
Nuestro amigo Celedón en pleno baño.

Una surgencia de agua que en caso necesario nos puede servir a modo de fuente.


Una de las cascadas.

Bonito entorno.

El hayedo está precioso.
Volvemos a cruzar.

Otra panorámica del bosque.


Llegamos a una pista.
Se nota que llega la hora del "hamaiketako".

Llegamos a este pequeño collado y sin cruzar la puerta seguimos hacia la derecha paralelos a la alambrada.


Está muy claro que no se puede entrar.
Llegamos a la pista de servicio de las instalaciones de Kapildui.
Kapildui.




La pena era que estaba bastante nublado.
Nos mira con mala cara.


En la zona del Corral de Ramón tomamos la pista de la izquierda.
Corral de Ramón.
Hacia el punto de inicio por un barranco paralelo al de ida.


Se acaba el entorno de la Sierra de Izki.
Cerca de Arluzea las paredes que sirven de vivienda para bastantes buitres.
!Estaba muy celosa de sus lechones¡.       
Llegando al pueblo.


Para evitar el mal tiempo de nuestra zona nos hemos trasladado a la Sierra de Izki,  con intención de subir a la cima de Kapildui y de paso descubrir el Barranco del Molino,  desde Arluzea.

Hemos aparcado el vehículo a la entrada del pueblo y al lado de un edificio en obras que parece ser la escuela.
Desde aquí hemos salido del pueblo por la parte izquierda para adentrarnos en el famoso Barranco del Molino.

Arluzea
Fue un municipio independiente hasta 1.963 cuando se unió con el vecino municipio de Markinez para dar lugar al municipio de Arluzea-Markinez,  que a su vez quedaría posteriormente integrado en el municipio de Bernedo.
A pesar de que actualmente es una modesta y aislada población, fue, por su estratégica ubicación, una importante villa y fortaleza medieval del reino de Navarra.
En el conjunto urbano del concejo quedan restos del trazado medieval. 
Su nombre que significa en euskera la roca larga se debe probablemente al peñasco bajo cuyo abrigo se encuentra la población.
El número de habitantes en 2.017 era de unos 25.

Nada más llegar al pueblo nos han rodeado unos cuantos perros con ganas de jugar y de paso aprovechar por si acaso alguno de nosotros les echaba algo. 
En vista que no les dábamos nada, la mayoría se ha ido, pero uno de ellos, de raza tipo setter inglés, se ha quedado con nosotros y ha tomado la decisión de acompañarnos toda la ruta.

No es la primera vez que nos pasa, con la de hoy es posible que sea la cuarta vez que un perro de un pueblo, decide dar toda la vuelta con nosotros.
Algo ha comido a la hora del "hamaiketako". 

En homenaje al lugar le hemos rebautizado como Celedón.         
No es muy original pero a ninguno se le ha ocurrido otro nombre.

Con el perro corriendo entre nuestras piernas, subiendo monte arriba y bajando otra vez, seguimos por una pista hasta llegar a una puerta metálica y un poco más adelante un cartel con las marcas de la Sierra de Izki. 
Atravesamos la puerta y dejamos la pista a la izquierda para seguir por la derecha y al lado del arroyo del Molino.
Un poco más adelante pasamos al lado de un antiguo molino y continuamos avanzando a duras penas por un terreno bastante cerrado por bosque bajo, zarzas y arbustos.
En este caso el tema consistía en elegir el mejor camino y continuar paralelos al arroyo hasta que en un momento determinado nos hemos desviado hacia la izquierda para subir hasta un pequeño pero cómodo sendero.
Continuamos avanzando y pasamos al lado de una especie de pequeña cueva o lugar donde poder guarecerse, poco después unas surgencias de agua que nos pueden servir como una fuente.
A partir de aquí ya comenzamos una serie de cruces de arroyo a un lado y a otro para intentar continuar por el mejor camino posible.
Hemos contado que habremos cruzado unas 8 ó 9 veces, también hemos pasado al lado de otra surgencia de agua a modo de fuente y al lado de una bonita cascada.

Continuamos avanzando por la ladera con tendencia ascendente y llegamos hasta una pista forestal que la seguimos hasta llegar a un pequeño collado con una puerta metálica y una alambrada.
En la otra parte de la alambrada se encuentra la zona de entrenamiento de los acuartelamientos de Berrozi y ya se preocupan ellos de avisar con diferentes letreros que el paso está prohibido sin autorización previa.

Nos desviamos a la derecha, sin atravesar la puerta, y continuamos paralelos a la alambrada en ascenso continuado.
Avanzamos por el mismo terreno hasta que llegamos a una pista de servicio para las instalaciones de Kapildui y unos pocos metros después llegamos al lado del vértice geodésico y del pequeño buzón de la cima.
Estos dos elementos se quedan en nada al lado de la gran torre del servicio meteorológico de Euskalmet, que está enclavada en la cima.


Kapildui
Las instalaciones de Euskalmet en la cima se deben a un gran radar meteorológico inaugurado en 2.005, tiene una altura de casi 60 metros y está diseñado para hacer frente a vientos de más de 250 kms./hora.
Este radar tiene un radio de alcance de 400 kms. y está considerado como uno de los más modernos de Europa.
Permite el estudio de fenómenos meteorológicos en detalle en zonas concretas, la previsión de caudales, la elaboración de índices de alerta y el análisis en detalle de episodios, así como la distinción en tiempo real entre diferentes precipitaciones como lluvia, granizo y nieve. 
Ayuda a realizar una previsión meteorológica más precisa y posibilita la activación de los protocolos de protección civil ante posibles inundaciones, nevadas, tormentas, etc.
  

Después de unas pocas fotos de la cima ya que teníamos pocas vistas porque estaba nublado, bordeamos las instalaciones y continuamos dirección sur hasta que llegamos a una especie de pista forestal que más tarde se convierte en pista de tierra.

Continuamos avanzando en cómodo descenso por la misma hasta que a la altura del Corral de Ramón nos desviamos a la izquierda para adentrarnos en el barranco paralelo al de la subida y que nos conducirá hasta el pueblo y nuestro punto de inicio.

Una vez al lado del vehículo nos ponemos un poco más cómodos y decidimos dirigirnos a Maeztu con intención de comer algo ya que en la zona no hay ningún "jatetxe" ni similar.

Llegamos a una hora bastante conveniente y nos adentramos en el bar para comenzar con un ligero "aperitive".        A continuación pasamos al comedor y nos sentamos a la mesa para degustar lo siguiente:
-Menestra de verduras y cocido de garbanzos con espinacas y además unas pocas guindillas.
-Pimientos rellenos, pollo asado a la naranja y "txitxarro" de Pasaia al horno con verduritas.
-Cuajadas, "goxua" y otro postre que ahora no me acuerdo.
Todo debía estar bastante bueno ya que no sobró nada.
Unos cafés y algún que otro "digestive".
Todo lo anterior perfectamente regado con un tinto joven, por supuesto de la Rioja alavesa, que estaba bastante bien ya que no hubo mucha necesidad de utilizar "gure gaxeosie".
Breve sobremesa y nos ponemos en marcha para regresar a nuestros respectivos domicilios.

Hemos comenzado a andar sobre las 8 horas y 52 minutos y terminado en el mismo sitio sobre las 13 horas y 30 minutos.
El tiempo efectivo empleado en el recorrido ha sido de unas 4 horas a una media de 3,4 kms./hora.
El tiempo dedicado a fotos, agua, cambio de ropa, "hamaiketako", etc., ha sido de unos 30 minutos.

El desnivel total acumulado tanto en ascenso como en descenso ha sido de unos 429 metros.
La longitud total del recorrido ha sido de unos 13 kms. 

El recorrido no tiene mayor dificultad.       Al principio se hace pesado porque el sendero está un poco cerrado por los arbustos y demás, pero posteriormente no tiene mayor problema, salvo las veces que tenemos que cruzar el arroyo,  pero en esta época no tiene mucha agua y no representa mayor dificultad.
Este ascenso por el barranco sería a evitar en momentos de deshielo o después de que haya llovido abundantemente los días anteriores, pero por lo demás,  no debe suponer mayor problema.

No hay ninguna marca ni indicación similar.    En la parte alta a veces vemos algún kairn que otro, pero se hace muy necesario la utilización de GPS con un buen "track".


Para llegar a Arluzea hemos cruzado Vitoria-Gasteiz para tomar la A-2124 y llegar a enlazar con la CL-127 y un poco más adelante tomar la BU-V-74222 dirección Urarte, después cambia la carretera a A-3134 y pasa por Markinez y llega a Arluzea.