Foto de familia.

Foto de familia.
Ascensión a La Aguja Letour. Alpes franceses.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

(20171129) Circular Iranzu-Larraiza-Peñas Azanza-Iranzu

Para descarga y detalles del "track" haga clic en el icono de inicio.
Powered by Wikiloc


Aparcamiento del monasterio.
Monasterio de Iranzu.
Crucero a la entrada del monasterio.
Nos adentramos en el cañón y vemos que hay poca agua.

Lo que queda de una poza.
Nos desviamos a la izquierda.
Y comenzamos a subir por este sendero.
Caminamos entre boj.
En esta zona nos desviamos hacia la derecha.
El tiempo nos da una tregua y aparece el arco iris.
Las paredes del cañón.
Seguimos entre boj.
Llegamos a una pista.
Seguimos por bonito hayedo.
La primera fuente.
Hayas y hojas.
El bosque está muy bonito.
Seguimos.
Atravesamos esta puerta metálica.
Nos desviamos un poco para llegar a este refugio.
Es hermoso y tiene dos parte, una privada y otra libre.
La entrada principal, por supuesto, cerrada.
Entorno del refugio.
Interior de la parte libre.
La segunda fuente.
Cuenta con un hermoso abrevadero.
En este punto nos desviamos a la izquierda.
Panorama sobre los rasos.
Cima de Larraiza.     Aquí el tiempo no se portaba bien.
Buzón de Larraiza.
Todo el mundo protegido y abrigado.
Continuamos por la parte cimera.
Zona que hemos denominado Punta rocosa.
Otra vista de la zona.      Desgraciadamente no podíamos ver nada sobre el valle.
Continuamos avanzando.
De vez en cuando las nubes nos permitían ver algo al fondo.
Seguimos por rasos.
Después de despistarnos en el camino, asamblea geográfica.
Seguimos pisando hojarasca.
Llegamos a una zona de postes indicadores.
Vamos descendiendo hacia la zona de entrada al cañón.
Vemos el monasterio.
Llegando al punto de inicio.
Ya llegamos.
Monasterio de Iranzu.


Intentando buscar el tiempo menos malo posible nos dirigimos hacia la zona del Monasterio de Iranzu con intención de dar una vuelta agradable por la zona de las Peñas de Azanza.


El Monasterio de Iranzu/Irantzu es de origen cisterciense y su construcción se prolonga desde el siglo XII hasta el XIV.        Del conjunto de edificaciones medievales permanece la base de la Iglesia, el claustro, la sala capitular, las celdas de castigo, el locutorio y la cocina, correspondiendo el resto a sucesivas remodelaciones de los siglos XVI y XVII. 
Se encuentra en muy buen estado de conservación y rodeado de montes y entornos naturales de gran belleza.
El establecimiento de los monjes cistercienses de San Bernardo en Iranzu data de 1176. 
Surgió tras la donación de los terrenos de Iranzu por parte del obispo de Pamplona Pedro de París, natural de Artajona,  a su hermano Nicolás, para que allí fundara un monasterio de su orden.
Iranzu llegó a reunir vastas propiedades:  Tierras de cultivo, pastos, iglesias parroquiales, pueblos enteros, etc. que se extendían por toda Navarra y por toda España.
En el siglo XIV entra en un periodo crítico que llega hasta el siglo XV, siendo una de las causas la guerra civil que asoló Navarra.
Con la desamortización de 1.835, los monjes pudieron permanecer con protección de los carlistas, pero en 1839, tras el convenio de Vergara, se vieron obligados por Mendizábal a abandonar el monasterio, pasando a ser propiedad del Estado.
Hasta el año 1942 estuvo totalmente abandonado.

En 1942 la Fundación Príncipe de Viana inicia una intensa reconstrucción del conjunto monástico. Un año más tarde se unen a la restauración y se establecen en el lugar la comunidad religiosa de los Clérigos Regulares (Teatinos), quienes regentan hasta hoy el Monasterio.



Una vez en el aparcamiento de la zona del monasterio y con un frío considerable,  aunque afortunadamente sin lluvia,  nos dispusimos a iniciar nuestro recorrido y en un principio tomamos la pista que sube por el cañón y está indicada como el camino hacia Dulantz.
A los 30 minutos nos desviamos a la izquierda por un sendero en ascenso y rodeado de boj.
Un poco más adelante tomamos otro desvío hacia la derecha.
De vez en cuando notábamos un poco de agua-nieve, después sólo agua y también sólo nieve.         Es decir, tuvimos de todo un poco pero en pequeñas cantidades,  por lo que no nos vimos obligados a utilizar los paraguas.
Seguimos ascendiendo por sendero que de vez en cuando se estrecha, pero siempre rodeados de abundante boj. 
Un poco más tarde llegamos a una pequeña pista forestal y continuamos avanzando pero esta vez dentro de un bonito hayedo.
Pasamos al lado de una fuente alimentada por una tubería plástica que tiene a su lado un pequeño "aska".        
Continuamos avanzando por el hayedo y pisando hojas y poco después atravesamos una puerta metálica en mitad del camino.
Al rato nos desviamos unos metros a la izquierda para dirigirnos hacia un hermoso refugio que cuenta con parte libre y otra parte privada.        Aprovechamos el lugar para pararnos unos minutos y beber algo de agua y comer fruta, frutos secos, etc.
Tampoco nos paramos mucho tiempo ya que el frío se hacía notar.
Volvemos al camino y continuamos hasta llegar a otra fuente, también con "aska".        Continuamos avanzando y a la altura de un poste indicador de sendero de "bikes", nos desviamos a la izquierda con intención de subir a la cima de Larraiza.
Tiene un hermoso y bonito buzón, pero debido a la niebla no conseguimos ver absolutamente nada.
Desde aquí continuamos por la parte cimera con intención de poder ver algo sobre la zona del valle del Urederra, pero las nubes no nos permitían disfrutar de las posibles bonitas vistas.
Continuamos avanzando y llegamos a una especie de punta rocosa donde seguimos por la cresta, pero en un momento determinado nos desviamos ligeramente hacia la derecha, casi sin darnos cuenta, y al rato llegamos a la conclusión que no vamos por buen camino, ya que tenemos las Peñas de Azanza a nuestra izquierda y nos estamos alejando, por lo que decidimos retroceder hasta el primer punto del desvío para poder retomar el camino que nos debe conducir por la parte alta.
Ya en el camino adecuado no continuamos hacia la zona conocida como mirador y que corresponde con la parte final de las peñas, ya que comienza a caer algo de nieve y no tendríamos ningún tipo de panorama debido a la niebla. 
Giramos a la izquierda con intención de ir volviendo hacia el punto de origen. 
Pasamos por varios rasos y llegamos a un punto con postes indicadores sobre la PR-NA-181 en dirección a Abarzuza.
Seguimos descendiendo y primero por pista cómoda y después por zona con bastantes piedras y también barro, llegamos a la pista inicial para retroceder unos metros y llegar al lugar del aparcamiento del monasterio.
Una vez al lado del vehículo intentamos limpiarnos el barro de las botas y ponernos cómodos para a continuación dirigirnos hacia Abarzuza y comer algo ya que estábamos bastante "caninos".
Después de tomar un pequeño aperitivo en la barra mientras esperábamos que nos permitiesen subir al comedor, conseguimos sentarnos en una mesa y nos sirven lo siguiente:
- Pochas con borraja y para el cuarto,  alubias rojas con tropiezos.
- Como segundos tuvimos bacalao con patatas fritas y escalope también con patatas fritas.
- Como postres tomamos helado y cuajadas, para acabar con los consabidos cafés y algo de "digestive".
Todo estaba bastante bien y acompañado con un tinto decente, aunque mejorable, al que no fue muy necesario castigarlo con "gure gaxeosie".
Después de una pequeña sobremesa nos pusimos en marcha con intención de volver a nuestros respectivos domicilios.
Por el camino nos cruzamos con bastantes camiones quitanieves y también nos nevó lo suficiente como para temer que tendríamos problemas, cosa que afortunadamente no sucedió.


El recorrido no tiene ninguna dificultad técnica, la última parte de la bajada es una zona pedregosa que dificulta el avance, pero por lo demás es una vuelta agradable y sin problemas. Aunque de vez en cuando nos encontramos con "kairns", no hay marcas y sí bastantes desvíos, por lo que se hace necesario la utilización de GPS con un buen "track".

Hemos comenzado a andar desde el monasterio sobre las 9 horas y 12 minutos y terminado en el mismo sitio sobre las 14 horas y 6 minutos.
El tiempo efectivo empleado en el recorrido ha sido de unas 4 horas y 16 minutos a una media de 3,3 kms./hora.
El tiempo dedicado a fotos, agua, "hamaiketako", etc., ha sido de unos 37 minutos.
El desnivel total acumulado tanto en ascenso como en descenso ha sido de unos 565 metros.
La longitud total del recorrido ha sido de unos 13,4 kms.

Para llegar al Monasterio de Iranzu hemos utilizado la carretera NA-7135 desde el pueblo de Abarzuza.