Foto de familia.

Foto de familia.
Ascensión a La Aguja Letour. Alpes franceses.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

(20171108) Circular Susperregi-Col Malbazar-Embalse Añarbe-Susperregi.

Para descarga y detalles del "track" haga clic en el icono de inicio.
Powered by Wikiloc

Comenzamos a andar.
Parking de Susperregi.
Por amplia pista.
Primera fuente.
Collado Malbazar.
Malbazar.
Malbazar.
Malbazar.
Color de otoño.
Lluvia de otoño.
Añarbe.
Está bastante bajo.
Embalse con rojos.
Urdaburu.
Más embalse.
Un poco más.
Más.
Estaba bonito.
Bordeando parte del embalse.
Regatas que nutren el embalse.
Otra más.
Dejamos la pista que bordea el embalse.
Nos adentramos por un sendero estrecho.
Continuamos en ligero ascenso.
Seguimos.
Cruzamos una de las numerosas "errekas".
Bajan con bastante agua.
Lugar de paso.
Natura.
Bosque.
Seguimos a media ladera cruzando pequeños barrancos.
Seguimos.
Verdes.
Verdes con musgo.
Ocres.
Colores del otoño.
Borda en el camino.
Aprovechamos para una pequeña parada.


Interior de la borda.


Un paso elevado.
Última fuente entre zarzas.
Ya nos queda poco.
Llegando a destino.
En el punto de inicio.


Tengo mis dudas que hayamos elegido el mejor día para dar una vuelta por esta zona ya que nos ha pasado de todo. 
Lluvia sin descanso, cuando ha parado un poco ha comenzado a granizar y durante unos pocos minutos y para que nos confiásemos, ha salido el sol, para a continuación volver a jarrear como si no hubiese un mañana. 
Total,  que no hemos conseguido disfrutar de los magníficos bosques por los que hemos pasado.
Es un recorrido muy bonito para disfrutar de los bosques de robles, castaños, hayas, etc., pero bastante mejor en un día que no llueva tanto.

Es una zona con muchas PR's correspondientes al entorno del Parque Natural de Aiako Harria.

Hemos comenzado a andar desde la zona de Susperregi (desde el parking del "jatetxe") y al principio hemos tomado una PR en dirección al collado de Malbazar.
Después del collado continuamos por alguna de las PR's hasta que poco después la abandonamos para intentar retomar una pista forestal que nos lleva en descenso hacia el embalse del Añarbe.


"El aumento del consumo de agua derivado del crecimiento de la población comarcal hizo necesaria la unión de los municipios cercanos a San Sebastián con objeto de enfrentarse mancomunadamente al problema.          A tal efecto se formó en el año 1968 la que se denominó "Mancomunidad de Aguas del Añarbe". 
El abastecimiento a los municipios que participan en la misma se nutre principalmente del denominado embalse del Añarbe (1975), que toma su nombre del afluente del Urumea en el que se asienta la presa.           La misma tiene una altura de 65,5 m y está situada a una cota de 160 m. sobre el nivel del mar, recogiendo las aguas de una cuenca de 100 Km2. 
Dispone de una capacidad de 43,7 Hm3, aunque para garantizar la regulación de la cuenca en caso de lluvias extraordinarias no se permite su total llenado.

La elección de la zona de frontera nororiental de la provincia de Gipuzkoa, con Navarra, para establecer los pantanos de Añarbe,  Artikutza,  San Antón, etc.,  responde a un fenómeno climático peculiar. 
Dicha zona registra elevadas precipitaciones, que llegan a superar los 2.000 mm anuales. 
Los vientos húmedos del Océano son encauzados hasta esta zona a partir del choque contra la Cordillera Cantábrica y los Pirineos. 
Por otra parte, el Mediterráneo occidental ha sido considerado, tradicionalmente, como una zona ciclogenética, es decir, generadora de bajas presiones. 
De esta forma, las masas anticiclónicas cargadas de humedad discurren hacia el Valle del Ebro debiendo pasar por esta zona.    Así, estas masas descargan una importante cantidad de agua sobre la zona.
Por otra parte, las aguas que se recogen en todo este espacio, cuentan con una gran calidad, debido, sobre todo, a la inexistencia de sustancias contaminantes y, por otra parte, al bajo grado de dureza de las propias aguas.         Este grado bajo de dureza se debe a que el lavado y el discurrir de las aguas se realiza a través de rocas silíceas, poco ricas en sales como los yesos o carbonatos." 


Bordeamos el embalse durante un tiempo hasta uno de sus extremos y posteriormente nos desviamos dirección Norte,  primero por un sendero estrecho pero que poco a poco se va ensanchando hasta convertirse en cómoda pista forestal.
Seguimos avanzando en zig-zag para atravesar los diferentes barrancos, pasando por un bosque digno de mención hasta que llegamos a una pequeña borda con el nombre de Erlak. 

Hacemos una pequeña parada para esperar que pare un poco la lluvia mientras bebemos algo de agua y comemos unos pocos frutos secos.       Al cabo de unos pocos minutos continuamos la marcha, ahora por sendero en ascenso hasta que llegamos a otra fuente un tanto escondida entre las zarzas y poco después volvemos a enlazar con otra PR y,  después de atravesarla,  seguimos por otro sendero descendiendo hacia el punto de inicio. 

Una vez en el parking aprovechamos una zona a cubierto para secarnos un poco,  cambiarnos de ropa,  quitarnos las botas y mientras hacíamos todo esto aprovechábamos para tomar un "aperitive".
Pasamos al interior del "jatetxe" y nos sentamos para dar buena cuenta de lo siguiente:

-Vainas con patatas.
-Ensaladilla rusa.
-Revuelto de hongos.
-Lentejas caseras con un poco de chorizo.
A juzgar por cómo quedaron los platos debía estar todo bastante bueno.
Como segundos,  la mayoría se decantó por unos muslos de pato en "confit",  con patatas fritas.
El único rebelde del grupo pidió redondo en salsa.
Como con el primer plato, no sobró nada.
Después de unos postres variados, cafés y algún que otro "digestive", dimos por terminada la reunión alrededor de la mesa.
Esta agradable comida estuvo acompañada por un tinto joven, desconocido, de nombre extraño, pero al que ninguno le puso ningún reparo.         Incluso tampoco se abusó del recurso habitual de "gure gaxeosie".

Un poco más tarde nos pusimos en marcha para volver a nuestros respectivos puntos de origen.


El recorrido es muy bonito y bastante cómodo.
No tiene gran dificultad y tampoco grandes desniveles por lo que es recomendable para cualquier persona con una mínima preparación física.
A pesar de que por la zona existen muchas PR's nosotros hemos utilizado parte de varias de ellas, en algunos casos,  pero en la mayoría del recorrido no hemos tenido ninguna marca y sí bastantes cruces y desvíos, por lo que es recomendable la utilización de GPS con un buen "track".

Hemos comenzado a andar desde el parking de Susperregi sobre las 8 horas y 13 minutos y terminado en el mismo sitio sobre las 13 horas.
El tiempo efectivo utilizado en el recorrido ha sido de unas 4 horas y 25 minutos a una media de 3,4 kms./hora.
El tiempo dedicado a fotos, paradas, pequeño "hamaiketako", etc., ha sido de unos 20 minutos.
El desnivel total acumulado tanto en ascenso como en descenso ha sido de unos 477 metros.
La longitud total del recorrido ha sido de unos 14,6 kms.

Para llegar hasta Susperregi hemos utilizado la N-I hasta el cruce de Oiartzun (Larzabal) y allí tomar la GI-2132 hasta el enlace con el famoso cruce de Perurena y en este punto tomar la pista que se dirige hacia el restaurante Mugaritz y después de pasar por la zona de Frantsesilla y Listorreta, llegar a Susperregi.

martes, 31 de octubre de 2017

(20171031) Vuelta circular por el Valle Labetxu-Jaizkibel.

Para descarga y detalles del "track" haga clic en el icono de inicio.
Powered by Wikiloc


Desde el punto de inicio.
Vistas hacia Pasaia.
Un paso elevado.
Abandonamos las marcas de GR.

Otra panorámica sobre Pasaia.
Marcas de los límites de Hondarribia y Pasaia.
Mojón indicando los límites.
Roca y mojón.
Entrando en la dársena de Pasaia.
Continuamos y nos desviamos un poco hacia la izquierda.
Placa de las ruinas del caserío Gaztarrotz.
Ruinas de Gaztarrotz.
Ruinas.
Acebo en la zona de las ruinas.
Más acebo.
Las ruinas de un antiguo abrigo o redil.
Seguimos sendero entre las rocas.
Comenzamos a ver las marcas blancas de la senda del litoral.
Las marcas blancas.
Llegamos a la placa próxima al agua.
Geoformas.






Grieta pequeña.
Grieta pequeña.




Llegando a Labetxu.
En la placa de roca se aprecia una colonia de gaviotas.
Punta de Gaztarrotz.


Bajada con cuerda.
Zona de la bajada.
La cuerda sujeta al árbol.
Se agradece la cuerda.




¿Pescando?
Gaztarrotz erreka.
Colores.


La misma "erreka".
La cruzamos.
















Paso estrecho.




Por ahí vamos.




Lava solidificada.




























Por estrecho sendero.










Pequeña cueva.
Entorno de la cueva.
En la cueva.
Concha blanca.










Tortuga dormida.
Pequeña sima.
La misma sima.














Enlazamos con una pista.
Zona de las vacas muertas.




La misma "erreka" del valle pero en la zona alta.


Última panorámica cerca del punto de inicio.


Una bonita vuelta para ver las diferentes geoformas en las rocas por la zona del Valle de los Colores (Labetxu) en un día que ha resultado francamente espectacular.

GEOFORMAS:
La alta solubilidad del carbonato cálcico que une y cohesiona los granos de la arenisca, hace que sean fácilmente erosionables por el agua de lluvia y la húmeda brisa marina. 

El resultado es un proceso de disgregación de la roca en granos sueltos de arena. 
De esta manera, los antes masivos estratos de arenisca muestran oquedades allí donde la erosión de los agentes atmosféricos y el agua marina ha sido mayor, configurando unas características texturas de gran belleza denominadas geoformas.


Hemos comenzado a andar desde la parte alta de Jaizkibel y más concretamente desde el km. 8,2 de la carretera que une Lezo con Hondarribia. 
En las proximidades de este punto hay zonas en las que podemos dejar el vehículo sin mayores problemas.
Desde aquí cruzamos la carretera y tomamos el Sendero Talaia (GR-121 Vuelta a Gipuzkoa) en dirección Hondarribia y en sentido descendente.
Cruzamos un paso elevado con escalera y al poco rato abandonamos el sendero y la GR y nosotros continuamos en línea recta y descendiendo hasta que llegamos a una pista en donde nos desviamos hacia la izquierda para llegar a las ruinas del antiguo caserío de Gaztarrotz. 

Un poco más adelante pasamos al lado de unos antiguos abrigos o rediles y continuamos nuestro descenso hasta que llegamos prácticamente a tocar el agua.
Seguimos avanzando pero ahora paralelos al agua y por una zona rocosa y bastante llana hasta que llegamos a la zona de la grieta pequeña.            La cruzamos por su parte superior y al llegar a la Punta de Gaztarrotz comenzamos a subir hacia la zona de Putrekabia en donde comenzamos a bajar nuevamente por sendero bastante pendiente y ayudados por una cuerda,  que está colocada para servir de soporte en las bajadas y subidas.
Como los días anteriores había llovido, todavía la cuerda se agradece mucho más.

Bajamos al arroyo de Gaztarroz y después de atravesarlo nos encontramos en pleno corazón de Labetxu.
Dando vueltas por la zona y aprovechando los diferentes pequeños senderos podemos contemplar multitud de colores y también de geoformas.
Seguimos avanzando a la vez que no paramos de sacar fotos.        Pasamos por un estrecho pasaje entre rocas.          Bajamos nuevamente hacia el agua y continuamos nuestro camino contemplando a un lado y a otro las diferentes rocas cada vez más caprichosas.

Pasamos al lado de varias rocas en forma de concha con diferentes formaciones, unas en color ocre y otras en color blanco,   luego al lado de una pequeña cueva y un poco más tarde al lado de una sima para a continuación y en la zona de Totelu girar a la derecha y comenzar a subir hacia la parte alta.
Un poco más adelante enlazamos con una pista y poco después y a la altura de Lekueta nos encontramos con varios buitres muy cercanos y en la copa de los pinos.
Nos extraña esta situación hasta que un poco después nos encontramos con varias vacas muertas. 

Contamos tres vacas adultas y un ternero por lo que comenzamos a entender la presencia de los buitres pero ahora lo que nos deja perplejos es el motivo de tantas vacas muertas y en un entorno tan reducido.
Un poco más adelante tenemos la oportunidad de preguntar a unas personas que estaban trabajando en una borda y nos indican que sí, que ya conocen la situación y que presumiblemente habrán sido abatidas por los guardas forestales,  ya que se trata de ganado que pasta de manera ilegal y que tampoco están registrados sanitariamente.

Nos extraña y no entendemos nada, sobre todo no entendemos mucho el motivo por el que se les mata.       Siempre sería mejor requisar el ganado y si es preciso sacrificarlos de manera controlada en un matadero y con todos los controles sanitarios, para que la carne resultante pueda ser aprovechada en centros de beneficencia, etc.
En fin, nos falta información para poder emitir una opinión con más rigor.

Continuamos subiendo y llegamos a cruzar nuevamente el arroyo que anteriormente hemos cruzado en la parte de la costa y poco después llegamos a enlazar con el camino por el cual hemos bajado.
Por este camino común seguimos ascendiendo hasta que al final llegamos nuevamente a la carretera y pocos metros más tarde al lugar donde teníamos el vehículo. 


Una vez de vuelta al punto de inicio nos hemos puesto cómodos y hemos puesto rumbo hacia una especie de venta/merendero próximo.       Afortunadamente estaba abierto y después de tomar un pequeño aperitivo nos hemos sentado a la mesa dispuestos a dar buena cuenta de lo siguiente:
- Una hermosa ensalada mixta para dos.
- Una hermosa txuleta con pimientos y patatas fritas.
   (Hemos dejado los huesos relucientes).
Todo lo anterior perfectamente regado con un tinto del año embotellado expresamente para la casa.
A decir verdad, estaba bastante bueno.
Cafés y ligera sobremesa antes de volver al vehículo para dirigirnos a nuestros puntos de origen.


El recorrido resulta muy bonito y sobre todo es interesante para poder contemplar todas las geoformas que nos parezcan.       
Una vez en Labetxu se trata de perderse por los diferentes puntos para que las rocas nos sorprendan.
Podemos perdernos todo el tiempo que queramos haciendo fotos por todos los lados y descubriendo nuevas rocas.
Para eso necesitamos recorrer la zona por un lado y por otro.


El sendero no ofrece demasiada dificultad, en algunos momentos es estrecho y la única dificultad un tanto complicada es la bajada en la que nos ayudamos por una cuerda puesta al efecto. 
La persona que tenga problemas con este tramo siempre puede hacer el recorrido de ida como de vuelta por el camino que nosotros hemos utilizado de vuelta.
Después de dejar la GR,  el sendero esta marcado con dos rayas blancas que indican el sendero del litoral, pero no en todas partes está claro.
Desde la zona de la sima y cuando comenzamos a subir hacia la parte alta el sendero es muy evidente pero no hay ningún tipo de marca.
Recomendamos la utilización de GPS con un buen "track".


Hemos comenzado a andar sobre las 7 horas y 57 minutos y terminado en el mismo sitio sobre las 13 horas y 26 minutos.
El tiempo efectivo empleado en el recorrido ha sido de unas 4 horas a una media de 2,7 kms./hora.
El tiempo dedicado a fotos, agua, "hamaiketako", etc., ha sido de 1 hora y 30 minutos.
El desnivel total acumulado tanto en ascenso como en descenso ha sido de unos 612 metros.
La longitud total del recorrido es de unos 10,17 kms.

Para llegar al punto de inicio hemos utilizado la N-I hasta llegar a Lezo y después y siguiendo la carretera hacia Pasajes de San Juan tomar la carretera GI-3440 que nos lleva al punto citado.